La elección del casco suele ser una tarea que muchos se toman a la ligera. Sin embargo, eso no debería ser así, el casco brinda mucha protección en caso de accidentes. Aunque aspectos como el diseño, el color o la comodidad son importantes, hay mucho más que se requiere para considerar seguro un casco. Por eso desde Wilock consideramos necesario que te preocupes por lo que está debajo del espectacular diseño. De allí que sea necesario saber ¿Cómo elegir el casco para moto más seguro? Además, de aprender cuáles son los cuidados para que un casco dure mucho más tiempo.

Tipos de casco para moto

Para elegir un casco para moto seguro, debes saber que existen 6 tipos diferentes.

Casco clásico

Son cascos elaborados con una estructura que solo protege la parte alta de la cabeza. Tienen mucho parecido a los cascos de seguridad de construcción o los de ciclismo. Se ajustan en la barbilla. Resultan un poco inseguros debido a la poca protección que ofrecen.

Casco jet

Es llamado también calimero, es muy parecido al casco clásico. Con la diferencia que es algo más alargado aportando un poco de protección en el área de las orejas y del cuello. Sin embargo la cara sigue estando desprotegida.

modelo de casco jet

Cascos integrales

Es uno de los cascos que más se comercializa, es el favorito debido que cubre completamente la cabeza, cuello y cara. Se ajusta perfectamente y lo mejor de todo, en caso de algún accidente, son bastante resistentes ante el impacto.

Casco jet con visera

A diferencia del casco modelo jet, este tiene una visera que evita que los molestos mosquitos u otros insectos afecten la visión del conductor. Sin embargo, no protegen mucho la cabeza, su protección se limita a la zona alta de la cabeza.

Casco de competición

Son los típicos cascos que se emplean en carreras de motocross y enduro. Son modelos más aventureros y con uno estilo un poco más agresivo. Son ligeros, pero su protección es muy completa. Algunos poseen viseras y otros no.

Casco abatible

Resulta ser una mezcla entre el integral y el jet. Son cerrados al igual que los integrales, pero con la diferencia que se puede abrir y llevar en modo jet sin necesidad de quitar el casco. Llevan toda la cabeza cubierta y resultan ser muy seguros. El único inconveniente es que son un poco pesados.

Elige el casco para moto más seguro

Elegir un buen modelo no es una tarea que deba tomarse a la ligera. El casco que decidas comprar debe brindarte completa seguridad. Por esa razón, es importante conocer los detalles que debes tener en cuenta a la hora de elegir un casco.

Homologado

La primera característica del casco para moto que debes elegir, es que haya sido oficialmente aprobado por las entidades de seguridad. El casco que uses debe haber pasado las pruebas pertinentes que te permita estar seguro de que protegerá ante un accidente. Antes de que sea homologado, un casco pasa por ensayos de rigidez y de impacto contra superficies duras. También, se expone a condiciones ambientales extremas. Incluso debe pasar pruebas de retención, proyección y fricción.

En el caso de las pantallas se verifica que el campo visual sea optimo y resistente, para ello se vierte sobre él material abrasivo. Además, la pantalla es impactada con un punzón para corroborar su calidad. Algunos de los beneficios de elegir cascos homologados son:

  • Absorben mejor la energía del impacto.
  • Distribuyen la fuerza del impacto.
  • Son mucho más cómodos para quien lo use.
  • Antes de elegir el casco debe tener cuidado con los cascos que son de procedencia desconocida y que no poseen
  • homologación. Pueden resultar muy peligrosos, ya que no soportan impactos.

Elige el casco más seguro

Tras analizar varias opciones, elige el que ofrezca mayor seguridad. La mayoría de los moteros se inclinan por los cascos integrales. Este tipo de casco es elaborado con una estructura exterior mucho más sólida que los demás modelos. Esto lo convierte en el más seguro y por ser fresco es el preferido para las temporadas de verano. La mayoría de estos versátiles cascos cuentan con la homologación de cascos integrales.

Aunque los modelos y configuración de los cascos jet o semi-jet resultan ser muy atractivos, son un tanto inseguros, por lo expuesta que está la cara. En caso de algún accidente, la comodidad y la economía serán aspectos negativos para la integridad física de quien lo use.

modelo de casco clásico

¿Nuevo o usado?

Uno de los errores comunes que se comenten al obtener un casco, es elegir un casco usado. Aunque te aseguren que está en perfectas condiciones, elige siempre un casco nuevo. De esta manera, te libras de comprar un casco que pueda tener la estructura deteriorada por daños ocasionados en el pasado. A la hora de necesitarlo será inútil para darte la seguridad que necesitas.

¿Cuánto debe pesar un casco para moto?

Un buen casco para moto debe tener un peso aproximado de 1.4 kilogramos. En caso de algún accidente hay que recordar que mientras más pesado sea mayor será la fuerza rotacional. Es decir, los daños pueden ser desastrosos. Además, el casco que elijas no debe ser muy pesado, de lo contrario será muy incómodo llevarlo puesto.

Elige un casco que tenga ventilación

La ventilación es algo que no puede faltar en el casco, al tener unos buenos canales será mucho más fácil de eliminar el calor. De esta manera la cabeza queda más fresca. Es necesario que el casco que elijas tenga el cierre o la apertura con un método fácil de manipular mientras se va en la carretera. Los canales de ventilación están especialmente hechos para evitar transmitir el ruido, en los cascos de calidad, el ruido es casi nulo.

El material de elaboración

La elaboración del casco debe ser con un material resistente. Para elegir un casco seguro hay que fijarse en la composición de la calota. Esta es la parte del casco que absorberá el impacto, si llegará a ocurrir un accidente. La estructura tricomposite formada por Kevlar, carbono y fibra de vidrio ofrece un casco ideal entre resistencia, peso y absorción. Aunque es muy cierto que los de policarbonato son mucho más económicos, sus cualidades no aseguran resistencia ante los impactos.

Que sea cómodo

La comodidad dependerá de cómo sea el interior del casco. Si las almohadillas son de mala calidad no será muy cómodo. Es recomendable escoger un casco de moto cuya elaboración sea en un tejido hipoalergénico. Al comprarlo debes asegurarte de que sea muy fácil de desmontar, de tal manera que no se dificulte el mantenimiento. Muchos modelos de cascos están elaborados para que un sistema de inflado de almohadilla se active y que estas se puedan ajustar. Otras, tienen medidas especificas para que cada persona pueda elegir la que mejor se ajuste a su fisionomía.

Antivaho

Esta es una de las cualidades del casco que agradecerás en temporada de lluvia y en el invierno. Actualmente, la mayoría de los fabricantes han incorporado el sistema de Pin-Lock. Se trata de una pantalla que es instalada en el interior de la visera, creando una zona al vacío que impide que penetre la humedad. De esta manera no se empañará tu pantalla al ir conduciendo.

También, existe un tratamiento antivaho que tiene propiedades que impide el empañamiento. Sin embargo, es bueno aclarar que esas propiedades se van perdiendo, pero para reponerlas, puedes aplicar los spray que cumplen las mismas funciones.

Elige la talla adecuada

No todos los cascos son iguales, al igual que no todos los tamaños de cabeza son iguales. Por esta razón, debes asegurarte que la talla del casco que elijas sea la correcta. El 20% de los accidentes que ocurren, se dan cuando el casco sale despedido y se deben a que la sujeción no era la adecuada. ¿La razón? Se ha escogido incorrectamente la talla.

Cuando elijas el casco debes asegurarte de que no quede demasiado apretado, pero que tampoco quede tan holgado que se mueva en tu cabeza. Debe estar bien ajustado a los pómulos y adaptarse a la forma de tu cabeza, lo ideal es que no cause ninguna incomodidad. Sin embargo, ten en cuenta que con el tiempo, los cascos tienden a ceder un poco en su interior.

hombre enseñando un casco

Cómo elegir la talla correcta

Para elegir la talla, puedes tomar una cinta métrica y medir el perímetro de tu cabeza (dos centímetros por encima de tu cejas). Algunos cascos tienen talla marcada con la equivalencia a centímetros, pero en caso de que no sea así, las tallas según la medida son:

  • XXS (50-54 cm).
  • XS (54 cm).
  • S (55-56 cm).
  • M (57 cm).
  • L (58-59 cm).
  • XL (60- 61 cm).
  • XXL (62-63 cm).
  • XXXL (64-65 cm).

El hecho de que cierta talla en un casco te quede bien, no necesariamente significa que en otro modelo será igual.

Cierre de seguridad

Es necesario que al elegir un casco para moto tomes en cuenta la comodidad, pero también la seguridad. Dependiendo de la calidad del casco, el tiempo que tardas en reemplazarlo será mayor. Además de asegurarnos de que la fabricación sea la mejor, es necesario comprobar si el sistema de cierre es el más seguro.

Tipos de cierre de seguridad en cascos para moto

Los tipos de cierres de cascos para moto son:

  • Cierres automáticos: Estas hebillas son muy fáciles de usar, con un solo clic ya está cerrado. Pero, también son los más fáciles de desaflojarse. Por esta razón, cada vez más fabricantes han dejado de usarlo y eligen otro tipo de cierre de seguridad.
  • Cierre micrométrico: Resulta ser un sistema de cierre fácil y muy seguro. Puede que tenga varios nombres, según el tipo de fabricante, pero siempre es el mismo cierre. Con una cremallera de varios centímetros y al otro lado una mordaza de muelle. Es muy fácil de desprender con la mano.
  • Cierre de doble hebilla: Es más que todo empleado en los cascos de uso deportivo y son altamente seguros. Se compone de la hebilla doble D, que una vez que aprendes a usarla, no tendrás mayor complicación. Primero se debe pasar la cuerda de amarre por las dos hebillas y luego volverla solo por una.

¿Cada cuanto tiempo hay que cambiar el casco?

Los cascos tienen un tiempo específico de efectividad. Aunque aparentemente se ven en perfecto estado hay que tener en cuenta que son elaborados con resina o policarbonato. Estos materiales caducan al pasar los años. Cuando vayas a elegir un casco debes consultar con el encargado de la tienda cuanto es el tiempo de vida útil del modelo. Por lo general, suele ser de 4 o 5 años.

Cuando un casco se empieza a dañar, comienza a hacerlo desde el interior. Resultando poco efectivo para absorber los impactos en caso de accidente. En algunas ocasiones, donde el material de fabricación es bueno y el casco no ha sufrido ningún golpe, puede durar hasta 8 años. Sin embargo, es necesario seguir las recomendaciones que da el fabricante de cada casco.

¿Qué motivos existen para usar un casco de motocicleta?

Las leyes de circulación exigen que toda persona que conduzca una moto debe usar un casco. Sin embargo, muchas personas deciden no hacerlo, lo que significa un grave error. La razón por la que es estrictamente necesario usarlo, se debe a que una motocicleta es un tipo de vehículo que carece de carrocería.

En caso de accidente, el conductor se encuentra totalmente expuesto. El casco ayuda a proteger la cabeza, cuando ocurre un choque o un vuelco, se pude perder el equilibrio y eso puede terminar con un golpe en la cabeza contra el suelo.
El llevar puesto el casco puede salvarte la vida, evitando heridas y golpes que pueden llegar a ser discapacitantes. Los usuarios que usan el casco tienen menos riesgo de morir o sufrir lesiones permanentes. Según un estudio de la efectividad de cascos, se llego a la conclusión que tiene un 67% de efecto para evitar lesiones cerebrales.

modelo de casco integral

¿Cómo hacer un mantenimiento correcto?

Para alargar la vida útil es necesario que lo cuides y hagas un mantenimiento para que pueda durar más de 4 años. Lo principal es que tengas en cuenta las recomendaciones del fabricante con respecto al cuidado del casco. A continuación una lista de lo que puedes hacer para mantener el casco en perfecto estado.

Cómo mantener limpio el casco para moto

Limpiar la calota con jabón neutro diluido en agua. Con una esponja vas a aplicar el jabón.
Si notas que tiene barro, sucio o insectos pegados, debes aplicar primeramente agua con la esponja y quitar todo eso poco a poco. Después de ablandar los residuos, si puedes aplicar el jabón. Procura no aplicar mucho, para que no se humedezcan las almohadillas.

Con la ayuda de una bayeta húmeda quita los restos de jabón. Y, con un paño limpio, seca el casco. Procura que estos materiales que uses para limpiar el casco sean exclusivamente para esto.
Nunca apliques en el casco agua a presión, para evitar dañar el sistema de cierre, las correas o las almohadillas.

El visor, lo limpiarás con una bayeta y el spray limpiador que tenga repelente de insectos. Siempre leyendo primeramente el manual del fabricante para evitar aplicar un tipo de producto sobre el visor que pueda deteriorarlo.

Otra manera de lavar el visor es con agua, jabón neutro o para niños.
Las gomas que sujetan el visor se les debe aplicar vaselina para que mantengan las propiedades y no se sequen.
Las gafas de protección o el visor, deberían ser lavados semanalmente.

Otros consejos útiles al lavar tu casco para moto

Si constantemente estas usando el casco, bien sea por practicar Cross, enduro u otros, deberías limpiar el casco en cada una de tus carreras. La razón, la suciedad o el barro al secarse puede deteriorar la pintura, las correas y la goma del casco.
Las almohadillas no deberías limpiarlas con tanta frecuencia, para evitar que se deterioren rápido. Deben ser lavadas a mano, nunca en lavadora. Solo humedeciéndolas con jabón neutro y abundante agua. Luego escurrirlas varias veces.

Colócalas a secar en un sitio donde no les dé el sol directamente.
Algunos cascos para motos tienen una malla alrededor de las almohadillas. Esa pieza si se puede limpiar con más frecuencia.

Si sudas mucho, puedes frotar un algodón con alcohol en la correa.
Aunque las pegatinas suelen ser muy atractivas, debes tener en cuenta el material del casco, en algunos casos, es de policarbonato. El solvente de estos adhesivos deteriora la calota.

Algunos consejos a tener en cuenta

  • Si necesitas transportarlo, hazlo siempre en una bolsa especial, para evitar golpes.
  • Una vez que lo hayas usado déjalo en un lugar que pueda recibir ventilación.
  • Guárdalo siempre limpio.
  • Cuídalo de golpes innecesarios.
  • No le hagas ningún tipo de agujero u orificio.
  • Evita que le caiga cualquier objeto encima.
  • No te lo quites si no es necesario mientras estas en la moto.
  • No uses solventes.

 

Post Relacionados

 

¡Pide presupuesto y Financia tu Wilock! Descartar